203.000

La primera premisa para la destrucción de su reflejo era hallar entre las sombras de la ciudad derruida el rastro sanguinolento de sus ojos cansados de llorar. Entender el llanto descorazonador que gotea sobre mis pasos inequívocos extendía mi pesadumbre sobre vastos campos donde florece el pecado y se siembra el desconcierto. Harto de viajes iniciáticos al centro de la cuadratura circular, cansado de la visión antropomorficamente banalizada de la incomprensión social, agite el viento en un intento desesperado de obtener la respuesta a mi desesperación entre todas las palabras de amor susurradas ante loas frías paredes de la soledad. Arrastrado por la lluvia de lamentos sordos buscaba con ahínco un muro de piedra en el que mellar la insatisfacción de las huellas dibujadas sin esmero bajo el ruido lumínico de la monotonía adultera. Renegando del pasado sosegado podría acometer los nuevos excesos y así deambular con la mirada distante ante las fronteras del placer y la autocomplacencia mutua arropada bajo las faldas cristalinas de la musa renunciante al proceso creativo que por despecho adoramos y nubla la presencia del rigor y la eficacia que suscite el amplio desarrollo mas allá de la escasez argumental en el interior de la rugosidad viscosa que conforma el intento mas plausible de la creación sincrónica obviando sus fines objetivos en busca de la atemporalidad causal que engendre el profundo vástago invisible que ha de separar la ubicuidad del don concedido del destino elemental de la humilde chispa precursora del caos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s