WOMAD 2010 @ Las Palmas de Gran Canaria

Una vez más, otra de tantas, la peregrinación hacia el corazón de nuestras vidas, hacia la tierra que nos vería nacer, condujimos nuestros pasos hacia las Islas Canarias para enfrentarnos a un WOMAD que, en su edición isleña, está a puntito de alcanzar su mayoría de edad. Cuatro días por delante de talleres, actividades, hermanamiento y, por supuesto, mucha música al abrigo de unas condiciones climatológicas envidiables.

La fiesta comenzó desde bien temprano. La sola presencia de Toubab All Star en el escenario desató los primeros, e interminables, bailes entre el escaso público que acudió a primera hora al Parque Santa Catalina. Su música parte de un mismo útero jamaicano que se adapta perfectamente a los orígenes africanos del grupo así como a su afincamiento parisino. Tras ellos, La Perra de Pavlov hizo que el abajo firmamente abandonase el recinto, lo siento. La filosofía de un festival no debe verse nunca alterada, es indispensable. WOMAD significa World Of Music, Arts nd Dances, en otras palabras: étnico. La idea por parte de la organización del festival en Canarias de incluir grupos locales no es mala -de hecho es bastante positiva en un circuito tan complejo debido a la distribución geográfica- pero siempre entendida dentro del concepto del festival. Grupos como La Perra de Pavlov no pintaban absolutamente nada en esta edición y se dejó sentir entre el público.

Tras el primer fiasco del festival llegaría el segundo. Ya se conocía de antemano el contenido del “manifiesto del festival”, descafeinado por sí mismo, pero en el aire flotaba una cierta inquietud ante la ausencia de referencias institucionales hacia el conflicto del Sahara Occidental. Efectivamente, allí nada se dijo mientras desde el público se silbó y se gritó “Sahara libre” durante toda su lectura. Pero el festival seguía y The Creole Choir Of Cuba nos sorprendió en su primera aparición, habría un segundo pase al día siguiente, con una coral en la que se combinaba música haitiana con ritmos africanos y algunas añejas perlas cubanas. La session posterior de Dj Gufi permitió el primer paseo y reconocimiento por todo el recinto del festival, la suerte quiso que nos hubiéramos enfrentado a Dj Gufi en el pasado y poder obviarlo sin que esto fuera motivo de preocupación.

Y por fin los platos fuertes de la primera jornada: Kiko Veneno y Dj Don Letts. El primero, impoluto, casi angelical, dio un concierto correcto. Los años no pasan en balde por Kiko Veneno y su actividad sobre el escenario empieza a ser bastante limitada, pero la gracia, la ironía y las críticas soterradas siguen estando en sus canciones de ayer y en algunas de hoy. Entre risas y unas caladas, bailes y palmas, se fue el tiempo de Kiko y era necesario, e inminente, el movimiento hacia el escenario Guagua para estar bajo el influjo electrónico de Don Letts que deslumbró con una session que bien podría haber sido ejecutada en el centro mismo de Kingston: dub, rockers, dancehall, roots,… todo un repaso a la escena reggea de las últimas décadas.

La tarde del viernes llegaría calentita tras mostrar nuestro apoyo a la causa saharauí en una manifestación que discurrió por la playa de Las Canteras hasta llegar al Parque Santa Catalina a tiempo para el comienzo de la actuación de Rasta Glover que enlazaba con el final de la noche anterior y nos volvía a trasladar a ese lugar en el que las palabras paz y amor son pilares de construcción social. The Creole Choir Of Cuba ofreció un segundo concierto, algo más descafeinado y menos bailable, en el escenario Boulevard y allí nos quedamos deliberadamente mientras Amparo Sánchez y The Birkins ofrecían sendos conciertos en escenarios independientes con desigual resultado.

La primera gran sorpresa del WOMAD 2010 vino de la mano de Hanggai, viejos conocidos para seguidores del Etnosur, y sus cantos mongoles tamizados bajo estructuras formales de pop y/o rock y una gran puesta en escena. Toda una experiencia que repetir en un futuro próximo. Y, tristemente, tras ellos la modorra y la virtud de la figura pública se apoderó de nosotros impidiéndonos acudir a actuación alguna hasta la llegada de Balkatalan Experience. Las malas informaciones que recibí sobre ellos hablaban sobre un atractivo combo que jugaba entre la música balcánica y la rumba catalana y así jugaron, pero a modo de [i]session[/i] y con unas sensuales bailarinas añadiendo algo más de carne a un asador casi incombustible. Buena selección musical para mover los pies, pero quizás demasiado habitual para quienes frecuentan pinchadiscos similares.

Es un sábado marcado por la comida local, el senderismo y las formaciones geológicas, sería Warsaw Village Band quien nos devolviera a la paz que otorga este WOMAD celebrado en Las Palmas de Gran Canaria. Para mí eran el grupo a seguir durante este festival, confiaba algo más en ellos y su propuesta. Había leído acerca de ellos como uno de los grandes nombres de la reforma de la música folk polaca, pero quizás su repertorio en el escenario Santa Catalina no reflejó esa calificación. Su música hipnótica, bordeando la psicodelia más calmada, no terminó de convencer al público asistente.

A continuación, Terrakaft enamoró, una vez más, con su blues del desierto. Estos tuareg procedentes de Malí, integrantes al tiempo de Tinariween, ejecutaron un concierto brillante en un aborrotado escenario Boulevard plagado de banderas amazigh y en el que se escucharon consignas pro-saharauí entre canción y canción. Takeifa tuvieron su también tuvieron su momento durante este WOMAD, aunque su actuación no me terminó de convencer por la falta de elementos nuevos o destacables. La música se iba sucediendo en los tres escenarios habilitados para la ocasión mientras esperábamos al combo electrónico formado por Frèderic Galliano y Kuduro Sound System para ejercitar los pasos de baile aprendidos la noche anterior. Si bien era otro de los grupos más esperados por su propuesta, hay que reconocer que fueron la principal desilusión del festival a pesar de conseguir el resultado esperado: una inmensa fiesta. Y para cerrar la tercera jornada un enorme plato fuerte: Orchestre National de Barbès que ofrecieron uno de los mejores conciertos del festival.

Domingo de resaca y resurrección; domingo marítimo paseando entre los competidores de la regata ARC (Atlantic Rally for Cruisers). Entre una cosa y otra, perdí la ocasión de ver a los dos primeros grupos de esta jornada de cierre, apenas llegado a la actuación de Mayra Andrade, todo un valor seguro, terminó dando paso a Dub Colossus que fue otro grupo que ofreció una sensación cercana al “quiero, pero no puedo” siendo su propuesta, entrada, casi ineludible: dub, reggea, música etíope, algo de psicodelia. Nada debía fallar, pero no fue así. No dejó contentos ni a unos ni a otros, ni a los seguidores de hipnóticos ritmos percusivos ni a aquellos más fieles a la música del mundo.

Y, tristemente, por fin llegó el último concierto de este WOMAD 2010 celebrado en Las Palmas de Gran Canaria. Cheikh Lô llegó y barrió. Era una apuesta segura, un éxito antes incluso de aterrizar en la isla. El pivot del Club Baloncesto Gran Canaria de origen senegalés Sitapha Savané hizo entrega al músico de su país – con el que reconoció haber crecido escuchando sus canciones- una camiseta con su nombre mientras hacía alusión, otra vez más de manera no institucional, a la necesidad de llevar la paz en algunos sitios no muy lejos de aquí antes de dejar el escenario en manos de Cheikh. La hiperactividad escénica de Cheikh hablar por sí sola. Un hombre capaz de enfrentarse a la percusión, batería, bajo, guitarra,… sin dejar de cantar en un aluvión de música africana, tintes de afrobeat, incursiones caribeñas e, incluso, alguna perla en forma de copla tradicional cubana cantada en perfecto español.

Entre aplausos, vítores y pocas ganas de despedirnos del festival allí nos quedamos rememorando las andanzas de los últimos cuatro días; observando con delicadeza las pequeñas joyas en forma de disco compacto adquiridas y temiendo una vuelta a la realidad en la que no sólo la música no es parte fundamental de la misma, sino una realidad en la que la cohesión y el respeto intercultural, muchas más veces de las esperadas, brilla por su ausencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s