Mayra Andrade – Lovely Difficult (2013)

Mayra Andrade - Lovely Difficult (2013)

Mayra Andrade – Lovely Difficult (2013)

Cabo Verde, desde su condición de archipiélago macaronésico, cumple a la perfección su elemento de puente entre África, Europa y América. La apertura al mar; el colonialismo portugués que enlaza, aunque sea idiomáticamente, con los creadores de la bossa nova o el tropicalismo; y la siempre presencia del continente olvidado como referente de ritmos y nostalgia son las principales bazas de la música de Mayra Andrade.

En este Lovely Difficultcuarto disco ya, Mayra Andrade se presenta dispuesta a dejar atrás en cierta medida la sombra de la world music para adentrarse así en un terreno de fértil pop con amplias vistas internacionales. La primera prueba de ello viene de la mano de su apertura idiomática, gracias a la cual escuchamos desenvolverse en portugués, criollo caboverdiano, francés e inglés.

Producido en Brighton, Inglaterra,de la mano de un neófito en cuanto a músicas del mundo como Mike Pelanconi, la composición de los treces cortes corre a cargo de la propia Mayra que cuenta con la ayuda en momentos puntuales de Yael Naim, Piers Faccini, Tété, Benjamin Biolay y Pascal Danae caracterizando así cada una de las piezas y dotándolas si cabe de un mayor aroma internacional.

Lovely Difficult nos abre el corazón de Mayra en varios momentos como el apetecible sencillo We used to call it love o  96 days, que rezuma melancolía bajo una estructura jazz. Nos permite revisitar junto a ella sus juegos infantiles en Ilha da Santiago –su eterno lugar de vacaciones- con alegría e incluso desparpajo veraniego que también  presenta Les mots d’amour,  la extraña simbiosis entre el reggae y la chanson tan presente en este disco como la balada Le jour se lève. Tiende puentes de ida y vuelta hacia Brasil en Rosa Trés minimu, para al volver rescatar brevemente las sonoridades del África subsahariana en Téra lonji.

La apertura al pop y la internacionalización de sonidos es clara y evidente. La escucha de los casi cincuenta minutos del último disco de Mayra Andrade nos llevan a visitar los lugares y tránsitos comunes de su vida y, quizás, ese anhelo de crecer más allá de lo que uno es, más allá de las raíces que atan a un pasado nunca olvidado. Su voz se alza y acomoda más en las melodías allende el mar que en las incursiones francófonas donde no termina de conjugar la calidez que la caracteriza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s