Binder & Krieglstein – Trip (2004)

Binder & Krieglstein - Trip (2002)

Binder & Krieglstein – Trip (2002)

Binder & Krieglstein parece engendrar un ente bicéfalo tras el que se esconde la presencia, ahora escudada tras la forma de la música electrónica, de un solo artista suizo. Proveniente de Graz, Rainer militó tras la batería en el grupo de down tempo Toxic Lounge y tuvo su correspondiente escarceo con los sonidos industriales con Fetish 69 antes de embarcarse, definitivamente, en distintas formaciones de jazz.

Su segunda referencia para Zeiger RecordsTrip, presenta un compendio de canciones que, si bien en algún momento fueron enraízadas en el down tempo, se abren paso irrefrenablemente hacia el drum and bass sin dejar de lado la utilización de samples cercanos a sonoridades añejas y un extraño gusto, sobretodo vocálico, por armonías cercanas al folk austríaco o reminiscencias de más allá del Bósforo.

Santa Fe muestra el sendero donde una potente base rítmica da pie a una pieza de hip hop más que bailable disfrazada tras un sampler casi cercano a la música hindú. Sin perder esa cadencia vocálica, esa vocación internacional, oculta entre phasers y modulaciones Will not stop nos lleva hacia Monkey  para realizar una pausa simpática, agradable, bajo el manto del lounge y sus arreglos vocales. Chicken no deja de ser una exhibición de género, una marca clara y definida de lo que muchos, por no decir todos, han hecho alguna vez: ritmo suave continuado; bajo poderoso, aunque vago; y voces claras y brillantes. Cierra el quinteto inicial Kitchen de manera desenfadada tras un synth pop apenas destacable.

El momento más destacado, por méritos propios, es sin duda la aparición de Alles verloren*: una batería endiablada que induce a bailar, violines sampleados bordeando la melancolía, a punto de enlazar con un pasado klezmer y unas voces atrapadas en el tiempo que nos recuerdan que todo está perdido, todo lo que tenía está perdido. Y tras ella, la casi marcial Angels, repitiendo sus líneas melódicas hasta la saciedad para inscrustar en ellas un díscolo desbarre guitarrero.

Born in the ghetto regresa a las estructuras de drum and bass de origen incierto donde, cercano al inicio de este Trip con predominio del bajo y la aparición -casi estelar- de un sampler vocal tirolés. Volviendo a los sonidos orgánicos, 10 billion stars es una canción, guitarrera, fuerte, bailable, … pero que nunca termina de llegar a ese culmen que se presuponía. Aún abrazando los elementos más eléctricos, Dödösöm es otra pieza singular con un bajo inductor del trance que junto a las voces confieren a la canción un ambiente entre lo opresivo y lo desconocido.

Rainer Binder deshilacha las últimas puntadas del disco entregándose nuevamente a las atmósferas del down tempo vocal, realizando casi concesiones al chill out, con reminiscencias soul y algún que otro africanismo en I bow on my knees antes de sumergirse por completo en una canción ambient de corte minimal, Day Trip, que conduce a la remezcla a cargo de ShantelWir wissen nicht, que cierra Trip con un riddim arropado por un acordeón.

* El éxito de este canción la condujo a un lavado de cara, aparte de ser título de su siguiente publicación, transformándose así un potente riddim cercano al danchehall que comparten un buen fraseado rap y alguna línea vocal más jamaicana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s